Webhipotecas: Hipotecas baratas
01
nov

La cláusula suelo tiene sus días contados a pesar de las reticencias de las entidades financieras que no quieren dejar pasar esta ventaja que han ido adquiriendo con el tiempo de manera contractual en las hipotecas que conceden.

Aunque ya había asociaciones de consumidores que llevaban un tiempo clamando al cielo por su existencia, fue la sentencia del tribunal sevillano de hace unas semanas la que ha levantado la liebre de la injusticia de la cláusula suelo.

Se sigue persiguiendo el debate político en el Congreso de los Diputados, defensor por ahora de los bancos o cajas, y muchas asociaciones ya empiezan a pedir a sus asociados, y a los usuarios bancarios en general, que no firmen ningún préstamo hipotecario con la cláusula suelo.

Sin duda, toda esta presión acabará por surtir efecto y las entidades financieras acabarán eliminado esta cláusula tan injusta, aunque podemos estar seguros de que encontrarán una vía alternativa para protegerse ante los descensos incontrolados del Euríbor.

Sin embargo llama la atención la lentitud del aparato burocrático español que siempre marcha por detrás de las estratagemas de las entidades financieras. Como pueblo, deberíamos de pedir que las administraciones, a todos los niveles, que supervisaran a las entidades financieras y controlaran cualquier exceso que realizaran, antes de que lo hicieran, no después.

La clave de la situación con la cláusula suelo radica, no obstante, en la retroactividad de su eliminación. Porque si se decide que desde el primer momento fue una cláusula abusiva, los bancos tendrán que devolver todas las cantidades que cobraron de más, una auténtica fortuna.

Por ello, estas entidades lucharán ahora por mantener la eliminación, casi segura, de la cláusula para los nuevos préstamos que se firmen, lo cuál no les afectará mucho en un entorno de crecimiento del Euríbor.

Tendremos que estar atentos las próximas semanas para comprobar en que termina toda esta situación, de vital importancia para nuestros bolsillos y para los derechos que tengamos ante las entidades financieras en el futuro.

Deja una Respuesta