Webhipotecas: Hipotecas baratas
19
feb

Parece que el Euribor se ha controlado algo en esta última semana, y aunque el crecimiento es imparable ahora lo hace de una manera más leve. De hecho si el pasado viernes el cierre quedaba fijado en el 1.686%, en tasa media mensual, el cierre del Euribor a 18 de febrero ha quedado en el 1.698%, en tasa media mensual, es decir, apenas 0.01 puntos porcentuales de incremento.

Aún así, el dato de referencia no debe de ser el Euribor de la semana anterior, sino el valor del indicador en tasa media mensual del mismo mes de un año antes, es decir, el valor del Euribor en febrero de 2010, cuando marcó 1.225%, en tasa media mensual, con lo que si entendemos que el cierre del Euribor a 18 de febrero nos llevará, inexorablemente, a una cifra por encima del 1.70%, estaríamos hablando de un incremento cercano a los 0.5 puntos porcentuales.

Con ello, y si pensamos en una hipoteca media, tendríamos un crecimiento en cuota mensual superior a los 30 euros, algo que en otros momentos podía parecer insignificante, pero con las tasas de desempleo que estamos sufriendo se convierte en un auténtico drama.

Sin embargo, también se puede pensar en positivo, y apreciar el hecho de que este cierre del Euribor a 19 de febrero marca un cambio de tendencia en el mes, en el que se había producido un crecimiento desaforado del indicador, a unos niveles que no se recordaban.

Durante esta última semana parece que la cosa se ha calmado y que la brusquedad del crecimiento se ha venido abajo, produciéndose un incremento mucho más leve y asumible por el bolsillo de las familias hipotecadas, un cierre del Euribor a 18 de febrero que, en definitiva, ha sido una buena noticia.

Ahora habrá que esperar a ver como se comporta el indicador en esta última semana que nos queda de mes, y como comienza en marzo, lo cuál comenzará a determinar ya el escenario en el que nos encontraremos durante el resto del año, siempre y cuando el Banco Central Europeo no meta mano subiendo los tipos de interés de la zona Euro, algo que, por desgracia, parece más que previsible.

Deja una Respuesta