Webhipotecas: Hipotecas baratas
09
dic

Con la tremenda proliferación de pisos embargados debido a las ejecuciones hipotecarias que se han venido realizando con la llegada de la crisis financiera internacional que hizo estallar la burbuja inmobiliaria, cada vez hay más gente interesada en poder comprar pisos embargados, a sabiendas de su precio inferior al de mercado.

Y es que aunque para que un piso entre en pública subasta se necesita el peritaje de valor de mercado por parte de un perito profesional, a este precio hay que deducirle las cargas que dicha vivienda tuviera, con lo que el precio de subasta siempre es más bajo y es lo que hace que comprar pisos embargados a través de subasta pública salga, claramente a cuenta.

Sin embargo, participar en una subasta pública no siempre es sencillo y se suele necesitar el asesoramiento de empresas especializadas, por lo que muchos ciudadanos de a pie se decantan por comprar pisos embargados directamente de las entidades financieras.

Dichas entidades se pueden quedar con los pisos subastados por el 50% de su valor, si la subasta queda desierta, con lo que tienen un gran margen de descuento sobre el valor de mercado. Teniendo en cuenta que las viviendas pesan negativamente en la cuenta de resultados de los bancos y cajas, el gran objetivo de éstas es deshacerse de ellos lo que hace que comprar pisos embargados directamente de las entidades financieras sea realmente rentable.

De esta forma se pueden conseguir descuentos del 20 o del 30%, y lo que es más importante, financiación a medida. Como son las propias entidades financieras las que están vendiendo el piso, y se quieren deshacer de él, ofrecen condiciones muy ventajosos a los que se decantan por comprar pisos embargados. Estas condiciones se centran, especialmente, en plazos de amortización más largos y financiación de hasta el 100%.

Por tanto, comprar pisos embargados es una opción económica rentable e interesante desde todos los puntos de vista. La única pega podría ser que rara vez se pueden obtener pisos nuevos ya que en su inmensa mayoría son viviendas de segunda mano. Sin embargo, e independientemente del estado de la vivienda, siempre se puede reformar con parte del dinero ahorrado.

Deja una Respuesta