Webhipotecas: Hipotecas baratas
27
ene

Cuando se llega al momento en el que se comprende que en breve no se va a poder hacer frente al pago de las cuotas mensuales de la hipoteca hay que empezar a plantearse alternativas, y la más plausible, la que mejor funciona, es, sin duda, intentar la negociación con la entidad financiera. Por ello, vamos a hablar de algunos consejos para negociar la hipoteca.

1. Negociar antes de deber: Es importante tomar la iniciativa en el tema de la negociación y, sobre todo, iniciarla antes de encontrarse en situación de mora, ya que ello restaría credibilidad a las peticiones y crearía un estado de urgencia nada recomendable para una situación negociadora. Lo ideal es intentar negociar la hipoteca en el mismo momento en el que se prevé que en breve el pago de las cuotas será imposible.

2. Período de carencia: La primera opción a la hora de negociar la hipoteca es acogerse a los períodos de carencia, que son períodos en los que se pagan sólo intereses, no se amortiza capital, con lo que la cuota mensual resultante es menor de la que se tenía. El problema es que estos períodos tienen un límite temporal.

3. Capital diferido: El capital diferido o balloon no es más que trasladar un porcentaje del capital, con un máximo del 40%, a la cuota final, con lo que la cuota mensual se calcula sobre el porcentaje resultante, 60%, lo cuál reduce la cuota. Cuando llega el momento de la cuota final se puede abonar o bien renegociar una nueva hipoteca con la entidad.

4. Ampliación de plazo: Si ninguna de las dos opciones anteriores han funcionado, la opción que queda es ampliar el plazo de amortización, de forma que la amortización del capital recibido al constituir la hipoteca se diluya en el tiempo. La desventaja es que se acaban pagando más intereses, en volumen, la ventaja es que se paga menos mes a mes.

5. Reunificación de deudas: La última opción restante es la reunificación de deudas, y sería el resultado de no haber conseguido negociar la hipoteca con la entidad financiera de manera satisfactoria. Se puede reunificar con la misma entidad, o con otra, pero siempre hay que huir de las empresas de intermediación, que acaban por no cumplir las expectativas creadas y generando más problemas que soluciones.

Deja una Respuesta