Webhipotecas: Hipotecas baratas
26
may

Al contrario de lo que podría pensarse, la demanda de las hipotecas inversas goza de una excelente salud, y hasta abril de este año 2011, es decir, en los primeros cuatro meses del año, el número de solicitudes de hipotecas inversas creció un 17% con respecto a los primeros cuatro meses del año 2010, según los datos del Banco de España, acumulando un total de 19.900 peticiones.

Los analistas creen que el crecimiento de la demanda de las hipotecas inversas se debe, en parte, al mayor conocimiento general que se tiene en España sobre este producto en concreto, y, en otra parte, a la necesidad de los pensionistas españoles de obtener ingresos adicionales por el nivel tan bajo de sus pensiones de jubilación, un 40% más bajas que la media europea.

Hay que recordar que la hipoteca inversa es un producto financiero en virtud del cuál la entidad financiera paga al jubilado una cuota mensual por la propiedad de su vivienda, que pasar a la propia entidad una vez que su cliente fallezca, con la opción de recompra para los herederos.

De esta forma los jubilados consiguen un ingreso extra importante, gracias a la hipoteca inversa, sin tener que arriesgar nada, ya que podrán seguir disfrutando de su vivienda hasta el día de su muerte. Es una forma de recuperar todo el esfuerzo financiero y económico realizado sobre la vivienda durante los años de la compra.

Como no podía ser de otra manera, un elevado porcentaje de la demanda de hipotecas inversas se concentra en las grandes capitales, donde la formación cultural de los jubilados es mayor y el coste de la vida es, a su vez, más elevado. Destacan Madrid y Barcelona, con un 32% y 25%, respectivamente, seguidas, muy de lejos, por Sevilla (11%).

Sin embargo, y a pesar de esta creciente demanda, las entidades financieras no están muy por la labor de entrar en este tipo de operaciones, ya que no se pueden permitir acabar acumulando más viviendas a su stock, ya demasiado asfixiado por este tipo de productos inmobiliarios. Aunque es de prever, que en en unos años, en cuanto la recuperación económica sea un hecho, la situación se revierta y la concesión de hipotecas inversas recupere su buen ritmo.

Deja una Respuesta