Webhipotecas: Hipotecas baratas
26
oct

Hoy el Instituto Nacional de Estadística ha hecho públicos los datos de hipotecas concedidas del pasado mes de agosto, cuando se vuelve a observar un descenso de volumen hipotecario, aunque a menor ritmo que en el mes de julio, lo que ofrece un rayo de esperanza al sector.

Así, si en el mes de julio de este año, las hipotecas firmadas cayeron un 6.8%, ahora en agosto la caída se ha quedado en el 3.4%, para un volumen total de 50.223 hipotecas concedidas durante el mes de agosto.

Sin embargo, esta caída es algo extraña, ya que todos los expertos coinciden en afirmar que este segundo trimestre de año 2010 debería de ser positivo para la compra-venta de viviendas, habida cuenta del fin de la desgravación fiscal que se producirá a partir de enero de 2011.

Por otro lado, y confirmando la apariencia confusa de la estadística hecha pública hoy por el INE, el valor medio de las hipotecas concedidas durante el mes de agosto se incrementó en un 8.5% con respecto a agosto de 2009, situándose en 121.381 euros.

No cabe duda de que es extraño que en una situación de aparente caída de precios, el importe medio de las hipotecas concedidas se incremente, lo que lleva a concluir, necesariamente, que el precio no sólo no está cayendo sino que se está incrementando. O eso o es que se están vendiendo sólo las viviendas más caras.

De todos modos, hay que aceptar que este año 2010 será un año de transición en lo que al mercado de la vivienda se refiere por muchos motivos. En primer lugar, al encontrarse en una incipiente recuperación de la terrible crisis que ha hundido a cientos de empresas en estos últimos años, es lógico que la estabilidad no sea la norma.

Y, por otro lado, la Administración no ha ayudado a generar esa estabilidad con dos cambios de reglas de juegos fundamentales, como han sido el incremento del porcentaje de IVA y la eliminación de la desgravación fiscal.

Por tanto, este año 2010 no debería de ser tomado en cuenta para analizar el estado real del sector y aguardar a que llegue 2011, o mejor 2012, para poder fijar con certeza la situación real.

Deja una Respuesta