Webhipotecas: Hipotecas baratas
18
ene

Según los últimos datos del Banco de España, el 9% del crédito hipotecario se utiliza para consumo privado de las familias, en una tendencia que no se había visto en nuestro país anteriormente, pero que copia lo que viene sucediendo en otros países de nuestro entorno.

El hecho de que el crédito hipotecario se utilice para consumo viene determinado por la aparición de determinados productos financieros que ofrecen financiación a las familias bajo la garantía de la vivienda, lo que ha venido favorecido a través de las refinanciaciones y reunificaciones de deuda que muchas familias han tenido que realizar con la llegada de la deuda.

Con estas reunificaciones el crédito hipotecario se utiliza para consumo, ya que préstamos que originalmente eran para consumo se agrupan bajo el paraguas de una hipoteca encubierta, de forma que la garantía real es la vivienda en propiedad, consiguiendo así financiación a un más bajo tipo de interés.

Se dice entonces que estos créditos hipotecarios se utilizan para consumo ya que sólo una parte del capital tomado prestado está directamente relacionado con la compra de la vivienda, ya que la otra parte está destinada a poder hacer frente a los préstamos de consumo acumulados y que desaparecen una vez realizada la reunificación.

Por otro lado, también han aparecido diversos productos financieros, como, por ejemplo, la Hipoteca Abierta de la Caixa, que permite volver a utilizar parte del capital amortizado de una hipoteca para diversos usos. Así bajo la forma jurídica de una hipoteca, el titular de la misma puede volver a disponer de un dinero que ya amortizó para, por ejemplo, la compra de un vehículo, un viaje de placer o reformas en el hogar.

Se demuestra, por tanto, que los hábitos financieros de las familias españolas se han visto modificados drásticamente en los últimos años, en parte por la llegada de la crisis, pero también por la evolución social que ha experimentado nuestro país, en una continua convergencia a todos los niveles, y el hecho de que el crédito hipotecario se utilice para consumo no deja de ser uno de ellos, una forma de parecernos más a nuestros vecinos europeos.

Deja una Respuesta