Webhipotecas: Hipotecas baratas
17
sep

Según los datos que ha publicado el Instituto Nacional de Estadística (INE) el precio de la vivienda ha sufrido un nuevo desplome durante el segundo trimestre del año, cayendo un 6,8% con relación a los mismos datos del segundo trimestre del año 2010, lo cuál certifica que todavía no hemos cerrado la tendencia a la baja del precio de la vivienda y que el ajuste sigue su curso.

De hecho, y en términos puramente estadísticos, la caída de precios desde que comenzara la actual crisis económica asciende a un 16%, lo cuál nos arroja una caída en términos reales del 23%, según los cálculos realizados por los analistas del mercado hipotecario.

Por otro lado, esta caída del segundo trimestre ahonda en la que ya se había producido en el primer trimestre del año, cuando el precio de la vivienda cayó un 4,1% con respecto al año anterior, por lo que el presente año 2011 presenta una rotura de la tendencia a la estabilidad que se había venido viendo en los períodos anteriores cuando el precio de la vivienda se venía reduciendo un 2%, en términos interanuales.

En cuanto al desglose de los datos entre vivienda usada y vivienda nueva nos encontramos con que la segunda sigue soportando mejor la caída de precios, mientras que la primera se encuentra en un proceso de caída libre de impredecibles consecuencias. Así, la vivienda usada sufrió una caída de precios del 8,3% (la mayor caída desde el tercer trimestre de 2009), mientras que la vivienda nueva disminuyó un 5,2%. Si valoramos el conjunto del año, es decir, todo el primer semestre, nos encontramos con un descenso del 6,4% de la vivienda usada y del 2,7% de la vivienda nueva.

Todos los analistas coinciden, por otro lado, en apostar por una continuación de estas caídas en lo que queda del año y principios del año que viene, con un posible rebote para mediados de 2012, siempre y cuando se cumplan una serie de requisitos fundamentales, entre los que nos encontramos, fundamentalmente, la recuperación del crédito hipotecario, todavía anclado en valores insostenibles de bloqueo general.

En definitiva, el precio de la vivienda debe seguir ajustándose para acabar de dar salida al stock que todavía se acumula.

Deja una Respuesta