Webhipotecas: Hipotecas baratas
28
abr

El Instituto Nacional de Estadística ha publicado los datos sobre el sector hipotecario en este país, y en ellos ha dejado bien a las claras que el sector, lejos de encontrarse en la senda de la recuperación sigue inmerso en una crisis de la que parece que tardará en escapar, como demuestra el hecho de que en febrero se hayan constituido un 8,8% menos hipotecas que hace un año.

En concreto, el número total de nuevas hipotecas registradas durante el segundo mes del año fue de 50.361, con lo que ya son diez meses consecutivos de descenso de nuevas hipotecas constituidas en nuestro país, aunque, por otro lado, hubo un ligero incremento en el importe de las nuevas hipotecas constituidas, llegando a los 122.749 euros, un 4,1% más que en febrero de 2010.

En cuanto al volumen total de hipotecas registradas en nuestro país, nos encontramos con un valor de deuda hipotecaria que asciende a los 6.181 millones de euros, lo cuál, comparado con febrero de 2010, supone un descenso interanual del 5%, quedando el importe medio de las hipotecas en los 128.243 euros, un 5,3% menos que en 2010.

Por lo que se refiere a la distribución de la titularidad de estos préstamos hipotecarios, un 50,8% corresponden a Cajas de Ahorros, un 37,2% a los bancos y el resto a intermediarios o entidades financieras no reguladas oficialmente.

Estos datos muestran una tendencia negativa del sector inmobiliario, con menor demanda de compra de viviendas, potenciada por una mayor dificultad de acceso a los préstamos de las personas interesadas en la compra, lo cuál, está provocando un doble efecto del que todavía no se sabe como salir.

Porque las entidades financieras siguen empeñadas en no conceder préstamos hipotecarios a no ser que se trate de una situación de clara solvencia, con garantías ya no sólo personales, sino también inmobiliarias, de forma que están haciendo casi imposible el acceso al crédito por parte de los compradores.

Los cuáles siguen aguardando a tiempos mejores, ante la incertidumbre que les depara el futuro, con un mercado laboral altamente inestable y una recuperación económica en ciernes, pero que nunca termina de certificarse, lo cuál sigue ahogando al sector inmobiliario.

Deja una Respuesta