Webhipotecas: Hipotecas baratas
01
ene

Comenzamos el nuevo año con energías renovadas tras la buena noticia que nos ha otorgado el cierre del Euribor de diciembre de 2010, con una cifra que se ha situado en el 1.526%, en tasa media mensual, por debajo del 1.541%, valor con el que cerró en el mes de noviembre, lo que demuestra una tendencia decrecista del indicador más que interesante.

Porque aunque es cierto que en tasa interanual se ha producido un crecimiento de 0.28 puntos porcentuales, lo que arrojaría un incremento en la cuota mensual de algo menos de 20 euros, para una hipoteca media, el cierre del Euribor de diciembre de 2010 nos ofrece una luz al final del túnel.

Y es que cierra una tendencia alcista que había venido arrastrando durante todo el año 2010 y ofrece una alternativa para este 2011 que hoy comenzamos. A pesar de que el Euribor de diciembre de 2010 parece ser una excepción a esta tendencia, según todos los expertos, sí que ofrece un momento de respiro necesario entre tanta vorágine de crecimiento.

Si las previsiones de los expertos acaban por cumplirse, algo nada claro en los últimos meses, el Euribor debería de incrementarse en este año 2011 llegando a cifras cercanas del 2%, similares a las que manejábamos antes del estallido de la crisis.

Para ello se prevé una subida paulatina, y un repunte a final de año. Pero hasta entonces, este valor del Euribor de diciembre de 2010 nos coloca en una situación de estabilidad nada desdeñable y hecha por tierra muchas de las previsiones que auguraban cifras alrededor del 1.6%.

El momento de mayor pánico se produjo durante la primera quincena del mes de noviembre, cuando el Euribor se disparó con un crecimiento exponencial. Luego se calmó y reprimió ese crecimiento, perdiendo parte de su valor en la segunda quincena del mes.

El mes de diciembre, por su parte, ha ido arrojando datos en retroceso durante casi todos los días, con lo que se veía venir un dato amable del Euribor de diciembre de 2010, con el que podemos empezar el año con tranquilidad y alegría, al menos hasta que volvamos a tener la enésima convulsión financiera.

Deja una Respuesta