Webhipotecas: Hipotecas baratas
06
ene

Hace un par de años el Gobierno lanzó una medida anticrisis que nos vendió como la gran solución a los problemas de los hipotecados, una forma de conseguir paliar los problemas económicos de los ciudadanos sujetos a la esclavitud de una hipoteca. Sin embargo, durante todo este tiempo poco más de 13.000 personas se han acogido a esta medida.

¿En qué consistía la moratoria hipotecaria del Gobierno?

Iba destinada a personas en situación desempleo, trabajadores autónomos con bajos ingresos y personas disfrutando de pensión de viudedad, y el único requisito adicional era que su hipoteca no superara los 170.000 euros y que no se encontraran en situación de mora con la entidad financiera. En ese caso, el Ejecutivo, a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) aplazaría el 50% de la cuota (hasta un máximo de 500 euros).

Para esta medida de moratoria hipotecaria se dotó al ICO con 6.000 millones de euros, de los cuáles apenas se han utilizado 78 millones de euros, es decir, un paupérrimo 1.2% del dinero total, lo que viene a demostrar que la medida ha sido del todo ineficiente y se ha convertido en una mera cortina de humo sin ninguna utilidad.

Preguntado el Gobierno sobre este punto, se defienden alabando al sector financiero y su gran capacidad para renegociar las condiciones de los préstamos hipotecarios con sus clientes, los cuáles, ante las nuevas condiciones más ventajosas no han necesitado hacer uso de esta moratoria hipotecaria.

Ahora bien, cabe preguntarse si la Administración central no podía haber incentivado esta renegociación por parte de las entidades financieras con sus clientes, evitándose así tener que hipotecar la nada desdeñable cifra de 6.000 millones de euros para una medida que no ha servido para nada.

Una medida que finalizará este próximo 28 de febrero, mostrándose como uno más de los numerosos fracasos del Gobierno en materia económica, que se ha limitado a dar palos de ciego en todas las direcciones hasta que ha podido ir arreglando cuestiones puntuales, pero, en ningún caso, cuestiones de fondo.

Habrá que ver ahora que opción maneja el Ejecutivo en el tema de las hipotecas, ante la subida de los tipos de interés, la casi inexistencia oferta efectiva por parte de las entidades financieras y el estancamiento que está sufriendo la economía en general.

Deja una Respuesta