Webhipotecas: Hipotecas baratas
30
jul

Contratando una hipoteca a cuota fija el cliente se asegura de que va a pagar las mismas mensualidades a lo largo de la vida del préstamo, aprovechando por otra parte las ventajas de un tipo de interés variable. Esto se debe a que si los tipos de interés aumentan, lo hará también el plazo de amortización y si los tipos bajan, bajará el tiempo que estaremos pagando.

De esta forma la cuota siempre va a ser fija y a priori no deberemos preocuparnos por las subidas que experimente el Euribor. Esto es una gran ventaja para las familias que cuentan con unos ingresos mensuales fijos y no podrían dedicar más recursos si se experimentara una subida importante en los tipos de interés.

La hipoteca con cuota fija por lo tanto nos mantiene unas cuotas estables, lo que no quiere decir que seamos inmunes a las subidas de los tipos de interés ya que al finalizar la hipoteca habremos pagado durante más o menos tiempo dependiendo de esas subidas o bajadas.

Las hipotecas de cuota fija son ofrecidas por varias entidades:

Deja una Respuesta