Webhipotecas: Hipotecas baratas
14
dic

La compraventa de viviendas se ha desplomado en un 26% en el tercer trimestre de este año 2010, comparados con el mismo porcentaje del tercer trimestre del año 2009, lo cuál es realmente preocupante si se tiene en cuenta la eliminación de la desgravación fiscal que se producirá a partir del 1 de enero de 2011.

Valorando los datos en año natural, es decir, en los últimos doce meses, hasta septiembre de 2010, la estadística arroja un ligero incremento de compraventa de viviendas en algo más de un 2%, aunque este dato está viciado por el aumento de la tasa de IVA que grava este tipo de operaciones.

Habrá que valorar los datos del último trimestre, que conoceremos en febrero-marzo de 2011, pero todo apunta a que el sector inmobiliario está muy lejos de la recuperación y que la compraventa de viviendas sigue siendo un lastre para el sector en particular y para la economía en general.

Porque el modelo productivo español sigue recayendo en exceso en este sector, tanto por sus empleos directos como por sus empleos indirectos, y el hecho de que siga estancado, y sin visos de recuperación en el horizonte, provoca una gran preocupación entre los analistas.

Sin embargo, es comprensible que la compraventa de viviendas no se recupere habida cuenta de la situación laboral de nuestro país, con un porcentaje de desempleo como el que tenemos y con la incertidumbre en casi todos los puestos de trabajo.

Si a ello le añadimos el hecho de que los bancos y cajas siguen siendo muy cautos a la hora de conceder una hipoteca, es comprensible que la compraventa de viviendas no se puede recuperar, a no ser que se produzca un cambio brusco en la situación general.

Dicho cambio debe de venir por una recuperación del empleo, en primer lugar, y por una estabilidad económica general. En ese momento, cuando el futuro ya aparezca estable para el ciudadano, es probable que la compraventa de viviendas comience a repuntar y a tirar de la economía en general.

Hasta entonces no nos queda otra que seguir sobreviviendo, como llevamos haciendo desde el estallido de la crisis financiera internacional.

Deja una Respuesta