Webhipotecas: Hipotecas baratas
25
oct

Según publicaba hoy el diario El Mundo, en su edición de Castilla y León, más de la mitad de los castellanoleonenses se podrán seguir beneficiando de la desgravación fiscal por compra de vivienda, aún cuando entre en vigor la ley que restringe esta opción este próximo enero.

Ello se deduce de un informe de la Agencia Tributaria regional que recoge que el 54% de los asalariados de la región perciben unos emolumentos por debajo de los 17.000 euros, con lo que podrán beneficiarse de la desgravación fiscal, aún cuando adquieran su vivienda a partir del año 2011.

A estos ciudadanos hay que añadir todos aquellos que ya compraron su vivienda con anterioridad, ya que la ley no tiene carácter retroactivo y la desgravación se mantendrá vigente para todos aquellos que ya tienen una vivienda habitual en propiedad, que podrán seguir beneficiándose su desgravación sobre un máximo de 9.040 euros, como hasta ahora.

Está claro que el efecto real de la eliminación de la desgravación no se puede medir exactamente, porque es imposible predecir la cantidad de ciudadanos que adquirirán vivienda el próximo año, o aquellos que ya la adquirieron este año 2010, adelantando la compra para aprovechar la desgravación fiscal antes de que ésta desapareciera.

Sin embargo, este artículo de El Mundo pone en tela de juicio las teorías que hablan de la gran pérdida real de los ciudadanos. Está claro que la eliminación de la desgravación es un problema en general, pero la realidad nos muestra que no afectará a tantos ciudadanos, al menos en Castilla y León.

Para poder tener una idea más completa de la situación financiera con la que nos encontraremos a partir de enero habría que realizar el análisis en todas las Comunidades, no sólo en la región castellana donde los salarios son bajos, sino también en otros lugares con salarios reales más elevados.

Como siempre, habrá que aguardar a que la ley entre, efectivamente, en vigor para comprobar el efecto, real, que tiene sobre la ciudadanía y sobre el mercado inmobiliario. La teoría es clara, pero veremos como se comporta la realidad.

Deja una Respuesta