Webhipotecas: Hipotecas baratas
27
oct

La hipoteca multidivisa siempre fue una opción tentadora para las familias hipotecadas que veían como se podían aprovechar de los bajos tipos de interés de otras economías con la idea de rebajar la cuota hipotecaria mensual, pero el conjunto de la sociedad prefirió mantenerse al margen de las mismas por un profundo desconocimiento de su manera de funcionar.

Sin embargo, este desconocimiento pasó a segundo plano cuando el Euribor comenzó su senda alcista durante el año 2007 y, sobre todo, en el 2008, cuando superó ampliamente la barrera del 5%. Entonces, la prioridad era la reducción de la cuota hipotecaria, más allá del conocimiento del producto que contrataban, y parecían dispuestos a aceptar cualquier tipo de oferta.

Y ahí es donde cayeron en un grave error, porque todos los analistas hipotecarios coinciden en el hecho de que nunca se debe aceptar una hipoteca multidivisa para una primera residencia a no ser que se disponga de una solvencia y una liquidez a prueba de cualquier tipo de crisis, porque si no se corre el peligro de estar a merced de los mercados de divisas.

Un mercado de divisas que, como prevé la teoría, ha comenzado a pasar factura a los hipotecados españoles que habían apostado por una hipoteca multidivisas. Muchas de estas estaban referenciadas en yenes, debido a que la moneda japonesa era la que ofrecía un menor tipo de interés y el tipo de cambio Euro-Yen era asumible.

Sin embargo, con la llegada del tsunami y la posterior catástrofe nuclear, el Yen comenzó a apreciar de manera exponencial con lo que cada vez era más caro en euros comprar yenes, lo que hacía que la cuota mensual se incrementara día a día, a la vez que la cantidad debida al banco.

Ello ha provocado que tras varios años de amortización hipotecaria muchos titulares tengan ahora una deuda incluso mayor que la tenían cuando solicitaron la concesión de la hipoteca, con lo que la situación se ha convertido en insostenible, y demuestra, una vez más, la incultura financiera de la sociedad española, que no se informó debidamente de los riesgos de la hipoteca multidivisa, y la falta de transparencia de las entidades financieras que no informaron como debían de las mismas.

Deja una Respuesta