Webhipotecas: Hipotecas baratas
18
nov

Las cuentas de ahorro vivienda nacieron con el objetivo de fomentar el ahorro y ayudar a los ciudadanos a adquirir una vivienda en propiedad, gracias a la desgravación fiscal que las cantidades ingresadas en este tipo de cuenta recibían lo cuál las hacía muy atrayentes para el ciudadano.

Sin embargo, el Gobierno ha cambiado las reglas de juego a mitad de la partida y ha decidido eliminar las desgravaciones fiscales de la compra de vivienda, sin hacer, como debía de haber hecho, una excepción temporal para las cuentas de ahorro vivienda.

Porque todos aquellos ciudadanos que contrataron una cuenta de ahorro vivienda lo hicieron pensando en el medio y largo plazo, con la intención de beneficiarse de unas condiciones favorables, impositivamente hablando, durante un período estipulado en la firma de su contrato.

Pero ahora se encuentran con que en apenas un par de meses, estas condiciones favorables han desaparecido, y no sólo eso, sino que todas las desgravaciones de las que se han beneficiado hasta ahora tendrán que ser devueltas a la Agencia Tributaria sino se ejecuta la compra de la vivienda antes del 31 de diciembre de 2010.

Se trata de un chantaje en toda regla a los titulares de cuentas de ahorro vivienda, que están sufriendo una grave injusticia, totalmente innecesaria, de otro lado. Hubiera bastado con realizar una disposición provisional transitoria que permitiera acogerse a la desgravación a todas aquellas personas que tuvieran su cuenta ahorro vivienda con anterioridad a la promulgación de la ley.

Parece que el actual Gobierno se está especializando en meterse en jardines de los que tendrá que ir saliendo de alguna manera con el paso de los meses, antes de que lleguen las elecciones generales, para las que todavía queda bastante, pero también antes de que lleguen las elecciones autonómicas y municipales, más cercanas y de las que no podrá escapar.

De cualquier forma se ha abierto una lucha contra el reloj para los titulares de las cuentas de ahorro vivienda de difícil solución ya que la única solución es lanzarse a la compra de una vivienda, con el objetivo de mantener las desgravaciones que ya consiguió y obtener nuevas en el futuro.

Deja una Respuesta