Webhipotecas: Hipotecas baratas
15
feb

Llevábamos un par de semanas hablando de la dación en pago, y de las acciones que la justicia estaban tomando en su contra, pero esta semana ha comenzado con el foco mediático colocado de lleno en las cláusulas suelo, y el abuso que suponen para los titulares de las hipotecas.

Si hace unos meses un juzgado de Sevilla condenaba a unas entidades financieras a la no aplicación de la cláusula suelo en los contratos que los demandantes tenían formalizados con ellas, ahora ese mismo juzgado prohíbe a estas entidades la utilización de la cláusula suelo en lo sucesivo.

Es decir, que ningún contrato hipotecario, ni de ninguna otra índole, podrá llevar en el articulado contractual del documento formal firmado entre la entidad financiera y el cliente, ninguna alusión referente a un tipo de interés mínimo, cuando el tipo de interés aplicable sea variable y referenciado a un índice, como puede ser el Euribor.

Esto es un auténtico varapalo para las entidades financieras que se quedan sin defensa posible y sin argucias legales que poder utilizar para nunca verse perjudicadas por la reducción del tipo de interés, gracias a sus cláusulas suelo, pero sí beneficiadas por el aumento del mismo.

Y es que el abuso no viene de la aplicación de un tipo de interés mínimo, que puede ser, hasta cierto punto, lógico, sino del hecho de que la diferencia entre la cláusula suelo y la cláusula techo era excesiva, de forma que la primera era muy real y ciertamente alcanzable, mientras que la segunda era inalcanzable de todo punto.

Ello provocaba que los clientes se vieran limitados por la cláusula suelo, con lo que no se beneficiaban de los descensos del Euribor, mientras que las entidades financieras nunca se vieran limitadas por las cláusulas techo, porque nunca se alcanzaban, con lo que siempre se beneficiaban de los incrementos del índice de referencia.

Ahora habrá que ver si esta sentencia se extiende a otras entidades y se generaliza la prohibición de las cláusulas suelo, lo cuál generará un beneficio evidente a los titulares de las hipotecas, aunque, sin duda, las encarecerán de alguna manera.

Deja una Respuesta