Webhipotecas: Hipotecas baratas
22
mar

En unos pocos meses hemos venido viendo como las hipotecas más baratas han ido desapareciendo del mercado, abriendo el camino a los diferenciales cercanos al punto, y dejando las ofertas como valores residuales sujetos a condiciones inasumibles por la inmensa mayoría de los ciudadanos.

Así, las hipotecas baratas, aquellas con diferenciales más competitivos, y con comisiones más laxas, esas mismas que hace unos meses se anunciaban en las webs, sobre todo en las webs, de las entidades financieras, han pasado a mejor vida, complicando, aún más, el acceso al crédito hipotecario.

Porque ahora nos encontramos con un doble efecto que contraerá el saldo hipotecario. Por un lado, tenemos a las entidades financieras congelando el crédito lo más que pueden o, en todo caso, redireccionándolo hacia sus propios pisos, esos que han ido embargando por falta de pago.

Pero, por otro lado, tenemos a los ciudadanos que se encuentran con un mercado sin hipotecas baratas y quedan condenados a tener que contratar productos financieros excesivamente caros y perjudiciales para su economía en el medio-largo plazo, con lo que acaban por contraer la demanda.

Estamos, por tanto, en un escenario de contracción de oferta y demanda, en el que ni las entidades financieras quieren conceder hipotecas, ni los ciudadanos contratarlas, un escenario condenado a resolverse, porque es insostenible, no ya con la aparición de hipotecas baratas de nuevo, aunque sí puede que con cierta tendencia a mayores facilidades para los demandantes.

No hay que pasar por alto, por supuesto, que seguimos todavía inmersos de pleno en la crisis, lo cuál afecta a toda esta situación, en especial las elevadas tasas de desempleo que hacen que los ciudadanos no puedan permitirse pensar en el largo plazo, porque tienen que seguir sobreviviendo en el corto.

¿Hacia donde nos dirigimos? Eso lo determinará el devenir de la economía española. Si se produce un crecimiento de la misma, el empleo se recupera y el dinero vuelve a fluir, es probable que las hipotecas baratas regresen, que los ciudadanos vuelvan a pensar en el futuro y que todo vuelva, en cierta manera, a la normalidad. Si no, tendremos que seguir sufriendo.

Deja una Respuesta