Webhipotecas: Hipotecas baratas
28
nov

El año 2010 pasará a la historia en el sector inmobiliario como el año de la inestabilidad, ya que a la alegría de un buen dato se enfrenta rápidamente el dato de otro malo, haciendo que el sector no acabe de recuperarse plenamente de la crisis que le sigue azotando.

Ayer conocimos los datos que ofreció el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el número de nuevas hipotecas constituidas sobre viviendas en el pasado mes de septiembre, y los datos arrojados por el informe del órgano estadístico nacional fueron realmente descorazonadores.

En concreto, durante el noveno mes del año tan sólo se constituyeron 52.945 nuevas hipotecas, un descenso del 15.9% en tasa interanual, es decir, en relación al mismo dato de septiembre de 2009, lo que refleja un parón a la recuperación que comenzaba a apuntar el sector.

Esta caída en el número de hipotecas es, además, la mayor caída del año, aunque se encuadra dentro la tendencia a la baja que está ofreciendo este año 2010 en general, con una caída, a mes de septiembre, del 3.5% en número de hipotecas con respecto al año 2009.

Sin embargo, esta estadística sobre la constitución de nuevas hipotecas, como todas las estadísticas, puede ser entendida por el lado positivo si comparamos los datos de septiembre con los datos de agosto, en cuyo caso arrojarían un incremento del 5.4%.

En cualquier caso, está claro que las reticencias de las entidades de crédito a conceder nuevas hipotecas se está notando en el mercado, porque a pesar de que en líneas generales la economía parece estar recobrando sus bríos, las entidades financiera no están dispuestas a abrir el grifo de las hipotecas.

Además, esta tendencia a la baja puede seguir incrementándose en los primeros meses del año 2011, cuando ya no habrá incentivos a la compra, como sí ha habido durante este año, como la subida del IVA, que provocaba el incentivo de adelantar la compra antes de Julio, y la eliminación de la desgravación fiscal, que incentiva el adelanto de la compra en este año 2010, para seguir aprovechando la desgravación.

En definitiva, el sector inmobiliario sigue inmerso en su crisis particular, en parte por culpa de la inestabilidad económica general, con la gente todavía sin empleo, pero también en parte porque los bancos y cajas no conceden hipotecas.

Deja una Respuesta