Webhipotecas: Hipotecas baratas
04
ago

Según los datos del Banco de España publicados esta misma semana, los créditos hipotecarios concedidos durante este pasado mes de junio se incrementaron un 11% en tasa intermensual, hasta alcanzar los 3.823 millones de euros, lo que supone el valor más elevado de todo 2011.

Con este incremento se acumulan ya tres meses consecutivos de subidas, siempre en tasa intermensuales, aunque las cifras absolutas siguen quedándose todavía lejos de las que se marcaron durante el año pasado.

Un año 2010 que estuvo claramente marcado por la cercana eliminación de la universalidad de la desgravación fiscal por compra de vivienda que propició el incremento masivo de demanda de adquisición de vivienda, y, por tanto de concesión de préstamos hipotecarios. En términos absolutos, diciembre marcó el máximo del año con cerca de 10.000 millones de euros.

A esta tergiversación de los datos de 2010 también se unió el incremento de la tasa de IVA que gravaba estas operaciones, ya que recordemos que el 1 de julio de 2010 pasamos del 7% al 8%, con lo que mucha gente prefirió adelantar su compra para ajustarse a esta situación.

Sin embargo, sí parece que se empieza a atisbar una ligera recuperación de la canalización del crédito hipotecario desde las entidades financieras hacia los particulares que están en disposición y voluntad de comprar una vivienda, a pesar de las incertidumbres del futuro.

Y es que hay que recordar que al comenzar el año, durante los meses de enero y febrero, como bajón tras los excesos de finales de 2010, los créditos hipotecarios concedidos se situaron por debajo de los 3.000 millones de euros.

En el sentido opuesto a los créditos hipotecarios se sitúan los créditos al consumo, que muy lejos de crecer, han seguido con su senda bajista cayendo durante el mes de junio en un 5,13%, hasta situarse en los 1.498 millones de euros, a pesar del empujón positivo del que disfrutaron en el mes de mayo con un crecimiento intermensual de más del 30%.

Se trata, sin embargo, de una situación lógica, ya que en tiempos de dificultades se mantienen los préstamos necesarios, como son los destinados a vivienda, y se ralentizan los préstamos dedicados al consumo de alta gama o larga duración.

Deja una Respuesta