Webhipotecas: Hipotecas baratas
26
abr

El Tribunal Supremo acaba de emitir una sentencia que sentará jurisprudencia en nuestro país, y que contradice el cauce habitual en el que se han venido moviendo los tribunales españoles, en el sentido que obligará a pagar la hipoteca a los divorciados al 50%, y no al 80-20, como venía siendo habitual hasta ahora, con un 80% para el cónyuge de mayor capacidad financiera.

Y es que el Tribunal Supremo esgrime que la hipoteca no es una carga financiera del matrimonio, sino de la sociedad de gananciales que forman los cónyuges cuando deciden unirse en matrimonio, por lo que ambos deberán cargar con la mitad de la deuda, con toda la responsabilidad que ello suponga, e independientemente de quien tenga la custodia de los hijos.

Las asociaciones de padres divorciados han aplaudido esta medida, por entenderla como justa, ya que argumentan que en caso de venta de la vivienda, cada cónyuge recibe el 50% del precio de venta, mientras que a la hora de pagar el reparto era distinto, al menos hasta ahora.

Por otro lado, las asociaciones de mujeres han criticado esta sentencia del Tribunal Supremo, argumentando que es la mujer, en la mayoría de las ocasiones, la que abandona su vida laboral durante el matrimonio y que, posteriormente, no puede incorporarse a la misma en las condiciones en las que la abandonó, por lo que no puede sostener la carga del 50% de la hipoteca.

Una vía intermedia, propuesta por algunos expertos independientes, repercutiría en el mantenimiento del estado actual de cosas, es decir, un 80-20, con un reparto similar en el momento de venta de la vivienda, si ésta se llega a producir en algún momento.

En cualquier caso, la sentencia del Tribunal Supremo sienta jurisprudencia, y a partir de ahora todos los casos de divorcio seguirán este porcentaje, es decir, el pago de la hipoteca al 50% por parte de ambos cónyuges, con todo lo que ello puede suponer.

Esta sentencia viene como consecuencia del recurso de un ciudadano divorciado que había sido condenado, precisamente, a pagar el 80% de su hipoteca por el mero hecho de tener unos ingresos superiores.

Deja una Respuesta