Webhipotecas: Hipotecas baratas
23
dic

Ya hemos comentado anteriormente posibilidades para intentar evitar dejar de pagar la hipoteca o conseguir soluciones a este respecto. Pero ¿qué pasa si no se puede pagar la hipoteca?

Tras tres meses después de dejar de pagar las cuotas de la hipotecas, se inicia el proceso de ejecución hipotecaria. Desde el 2007 hasta el primer semestre de este año ya se han producido casi 400000 ejecuciones hipotecarias.

Con la ejecución hipotecaria se pierde la vivienda. En sólo tres meses que no se pueda pagar la hipoteca, se tenga el problema que se pega, se corre el riesgo de perder la vivienda. Y esto es así porque lo deciden los bancos, ya que podrían empezar la ejecución desde el primer mes sin pago. En Estados Unidos con la entrega de la vivienda se salda la deuda, en España no es así, en este país la persona paga hasta que puede, entrega la vivienda, se queda sin nada y aún así adquiere una deuda, mientras que el banco se queda con la vivienda y el dinero que le debe la persona. Algo sin sentido porque si no tienes para pagar la hipoteca ¿cómo vas a tener para pagar esa deuda?

La cuestión es esa, que afecta a bienes presentes y futuros. Eso en caso de que al subastar la vivienda el banco no consiga el dinero suficiente para cubrir la deuda, algo muy frecuente. El dinero que resulte la diferencia del precio de venta y lo que se debe al banco es la deuda de la persona que adquiere.

La entidad bancaria puede embargar sus bienes y nómina para poder cobrar lo que se le debe.

El banco exige el pago de la deuda entre el medio mes y mes después de no recibir pago, a los tres meses los bancos deben comunicar como préstamo en mora al Banco de España, y la ejecución hipotecaria se hace de los 3 a los 6 meses. Se puede hacer por vía judicial o extrajudicial. Hay un plazo para abonar la deuda o oponerse a la demanda.

Si pasado este plazo no se paga la deuda ni se opone a la demanda viene la fase de ejecución hipotecaria. Se reclama la deuda, los intereses, las costas judiciales. Además, se solicita al Registro de Propiedad un certificado de cargas de la propiedad hipotecada.

Al año o año y medio, se realiza la subasta de la vivienda y se comunica al deudor en que ganará la mejor puja. Si no la hay o no llega al mínimo, el banco se puede quedar con ella por un 60% de valor de tasación si es vivienda habitual o 50% si no lo es.

Al haber subastada la vivienda, la persona deja de ser propietaria y tiene que irse de ella. Se estaría ante el lanzamiento judicial. Si no abandona la vivienda, podrán pedir el auxilio de la policía para este fin.

Deja una Respuesta