Webhipotecas: Hipotecas baratas
05
abr

Cada vez que se producen movimientos en la tasa del Euribor y, por tanto, en el tipo de interés a aplicar en los préstamos hipotecarios surge el debate sobre la conveniencia de optar por un tipo de interés fijo, variable, o mixto, para protegerse así de los vaivenes del mercado.

En líneas generales, y en función de la estabilidad generalizada de la economía y las finanzas en la zona Euro, a pesar de la convulsión actual, los expertos siguen confiando en el tipo de interés variable como la mejor opción para aprovecharse de las coyunturas del mercado.

Esta afirmación se fundamenta en el hecho de que el tipo de interés fijo se suele marcar siempre en un valor demasiado elevado como para ser alcanzado con facilidad en una situación de tipo de interés variable, con lo que, compensa arriesgarse a pequeñas subidas antes de optar por el tipo de interés fijo.

El tercero en discordia, el tipo de interés mixto, es una mezcla de los otros dos, y puede compensar si se es afortunado en los tiempos elegidos. Es decir, si durante la parte del préstamo hipotecario sujeta a tipo de interés variable nos encontramos con una coyuntura en la que el Euribor tiene tendencia a la baja, nos estaremos viendo beneficiados por ello, pero si en esa coyuntura nos encontramos en el período de tipo de interés fijo, estaremos siendo claramente perjudicados.

Por tanto, la única opción que garantiza la mayor adaptación a las coyunturas del mercado es el tipo de interés variable que, aunque en ocasiones de sustos importante, acaba por ser la elección más eficiente, económicamente hablando. Evidentemente, en aras de la sostenibilidad del préstamo hipotecario es esencial adecuar para ello nuestra capacidad de endeudamiento, para los momentos de subida del Euribor.

Unos momentos que se están dando en la actualidad, con incrementos continuados sin un horizonte real en el que podamos estar pensando en la estabilidad del sistema, pero sí con una intuición, avalada por los analistas, de que todo se calmará cuando la situación de Libia relaje su tensión, y con ello se terminen las tensiones inflacionistas.

Deja una Respuesta